Regresar al Inicio  
 
 
 

Por Fernando Mejorado.
@fermejorado

Ha sido en tiempo recientes cuando por alguna razón a algún especialista se le ocurrió conocer más acerca de nuestros estados de ánimo, en particular, saber de los indicadores de la felicidad o satisfacción de vida.


A nosotros los mexicanos y por supuesto a los duranguenses, nos ponen feliz muchas cosas y eso se refleja en los ámbitos políticos, sociales, económicos y electorales.


Cuando nuestro país se encuentra en una competencia a nivel internacional, un mundial de futbol por ejemplo; la gran mayoría de los mexicanos nos avocamos a vivir los encuentros futbolísticos como si estuviéramos en el terreno de juego. Es todo un acontecimiento que mueva a familias enteras. Nos ponemos frente al televisor y desde ahí damos órdenes a los jugadores, hacemos comentarios como especialistas, maldecimos las acciones del árbitro cuando no nos favorecen, etc.


Pero ¿qué pasa cuando gana la selección? Nos volcamos en sentimientos positivos, de alegría y felicidad. Muchos de nuestros problemas se olvidan durante el encuentro, pero si ganamos; esa felicidad nos puede durar un poquito más.


A partir de ahí, tomamos decisiones que en un momento de derrota, jamás las tomamos. “Si pasa la selección nos compramos la pantalla” o bien, si hay que ir a votar, lo hacemos de manera más decidida.


Cuando estamos felices nos invade una sensación de bienestar. Recientemente en una investigación sobre los estados de ánimo social, reflejó que el promedio del ánimo entre los mexicanos es de 4.2 en una escala del 1 al 10 considerado como medio. Durango está ubicado en la zona noreste (Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Durango, Zacatecas y San Luis Potosí) en este estudio con un 4.12 en promedio. Es de resaltar que el estado de ánimo en la gente de la zona del Valle de México (Estado de México y D.F.) es de 3.85 considerado bajo.


En particular, la situación de la economía familiar es la que pesa más en el estado de ánimo de la gente. Comparado con el mes de agosto, en la zona pacifico norte; que incluye los estados de Baja California, Baja California Sur, Sonora y Sinaloa, el tema de la economía familiar retrocedió 5 puntos. Es decir, las familias están más preocupadas por la situación financiera dentro de los hogares de esta zona del país.


 

 


 

En Durango, que en este estudio pertenece a la zona noreste, la economía familiar comparada con el mes de agosto, no represento una preocupación como tal, sino que al contrario, mejoró la percepción en 5 puntos. (fuente: delariva.com.mx)
Por otro lado, en el Índice para una Vida Mejor publicado por la OCDE que destaca el enfoque en los países de habla hispana que forman parte de dicha organización, incluyendo a México. Nuestro país ha progresado en gran medida en la última década en la calidad de vida de sus ciudadanos, especialmente en las áreas de educación, salud y empleo. No obstante, México se encuentra en una posición baja en buena parte de los temas del estudio comparado con las demás economías que integran la OCDE.


En México, el ingreso familiar ajustado promedio es de 12,732 USD al año, cifra menor que el promedio de la OCDE de 23,047 USD. Pero la brecha entre los más ricos y los más pobres es considerable; la población situada en el 20% superior de la escala de ingresos gana trece veces lo que percibe la población que ocupa el 20% inferior.


En términos de empleo, alrededor del 60% de las personas entre 15 y 64 años de edad en México tienen un empleo remunerado, cifra menor que el promedio de la OCDE de 66%. Cerca del 78% de los hombres tienen un empleo remunerado, en comparación con el 43% de las mujeres. En México la gente trabaja 2 250 horas al año, más que la mayoría de los habitantes de los países de la OCDE, quienes trabajan 1 776 horas. (Fuente: oecd.org)


Pero a pesar de todos los problemas que podemos enfrentar a diario, los mexicanos en general están más satisfechos con su vida que el promedio de la OCDE. El 85% de las personas dicen tener más experiencias positivas en un día normal (sentimientos de paz, satisfacción por sus logros, gozo, etc.) que negativas (dolor, preocupación, tristeza, aburrimiento, etc.). Esta cifra es mayor que el promedio de la OCDE de 80%.


En Durango por ejemplo, el índice de felicidad de las personas es alto, pues 86% se siente entre muy y algo feliz. Solo el 13% se sienten infelices, según la encuesta de PlanE Estrategia y Comunicación S.C. de octubre de 2013, a 400 personas en zonas urbanas y rurales del municipio.

Bien dicen que al mal tiempo, buena cara.


EN MENOS DE 140 CARACTERES: El indicador de satisfacción de vida de los mexicanos se sitúa en 8.5, muy por encima de España (5.1) y de Estados Unidos (7.5). (Fuente: oecd.org)